Conoce los secretos de los tableros Enchapados en Madera

by Super User

En el diseño de interiores y en los espacios domésticos, los tableros enchapados siempre han estado ahí como un recurso a nuestro alcance para revestir todo tipo de superficies. Son compañeros fieles en el mundo de la decoración y la arquitectura, pero ¿Qué sabemos de ellos realmente? Veamos cuáles son sus secretos mejor guardados.

 

 

Pensar en tableros enchapados es visualizar todas esas superficies en casa donde pueden ser los protagonistas. Para revestir los suelos, algunas paredes, o un techo curvado. Y cómo no, sobre soluciones de mobiliario a medida. Estamos ante uno de los materiales más versátiles y además asequibles. Cuanto más sepamos sobre ellos, más juego podrán darnos para renovar nuestros espacios.

Una vez colocados su imagen final puede ser muy distinta, y ese es uno de sus principales atractivos. El lado expuesto de los tableros Enchapados, el que todos vemos, admite una rica gama de maderas. Además de poder ser blandas o duras el repertorio es muy estimulante: desde cerezo y haya, a roble, arce, fresno y teca. El hecho de poder jugar con este material es un valor seguro para crear ambientes con muchas dosis de calidez.

Disfrutar de superficies continuas, limpias visualmente, ideales para revestir tabiques y muros de zonas concretas. Y una de ellas puede ser el vestidor de un dormitorio principal. Si buscamos un efecto minimalista y elegante, los más apropiados a utilizar serán los tableros Enchapados libres de nudos. Ofrecen una imagen más depurada que el resto.

Son perfectos para estos espacios y sin necesidad de recurrir a los tableros Enchapados de mayor calidad. Podemos optar por versiones inferiores sin miedo a equivocarnos y con el factor versatilidad a nuestro favor. Lo más normal será pensar en ellos para crear toda clase de estructuras para guardar y dejar a mano herramientas y materiales diversos. Propuestas con espíritu muy práctico, donde la elevada resistencia está garantizada y el mínimo mantenimiento también.

Otra veces estas soluciones se lucen en estancias singulares y se traducen en bellas superficies curvilíneas donde el techo y las paredes forman un todo.

¿Qué opinas?

 

Leave your comments

Comments

  • No comments found